Pesto casero

Pesto casero

Si te gusta esto, di a tus amigos, gracias!

Hay que aprovechar las últimas cosechas de albahaca para hacerte un rico pesto. La receta es sencilla, y si no añades el queso, se conserva bien en el frigorífico durante unos diez días sin problema:

– Primero recoges un buen manojo de albahaca y descartas los tallos y te quedas sólo con las hojas. Coges una cantidad suficiente, hasta llenar unas dos o tres tazas con las hojas. En las imagenes usé albahaca morada y también la tradicional para el pesto.

– Añades las nueces, que deben ser un cuarta parte del volumen de albahaca  (en casa preferimos nueces, pero tradicionalmente se usan piñones).

– Ahora un diente de ajo, sin su corazón – si hay gente a quien le cuesta digerir el ajo crudo; si no lo puedes dejar si prefieres.

– Un buen chorro de aceite – esto lo añado mientras estoy triturando y así te aseguras conseguir la consistencia deseada.

– No te olvides un poquito de sal y pimienta como toque final.

– Triturar todo  y listo para comer.

El queso parmesano lo rallamos y añadimos justo  antes de servirlo con tu pasta favorita … mmmm!

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.